sábado, 18 de diciembre de 2010

Prófugo...

Te estaba esperando para que llegases a casa. Te abriría la puerta, y te diría cuánto te amo, como todos los días. 
Y es verdad, cuánto y cómo te amo.
¿Recuerdas cuando te conocí?
¡Qué nerviosa estaba! Tenía tanto miedo... irracional, porque no sabía la maravillosa persona que eres.
Estaba oscuro, y me tomaste por detrás. ¡Entonces detestaba las sorpresas! Me arrastraste a tu auto, mientras yo intentaba escapar.
Debí golpearme en el auto -eso me pasa por remolina- porque me desperté en tu casa.
¡Qué caballeroso de tu parte, llevarme a tu casa para cuidarme!...







Entrada para Prófugos: Deja lo cuente yo

Para ver el resto de la entrada, haga clic en el link anterior.
Para no verla, haga clic en el link anterior y tápese los ojos.
Para no abrir el resto de la entrada, no haga clic en el link anterior y váyase al demonio.
Para tocar un timbre, localice primero un botón, y luego presiónelo con fuerza; no dure mucho con la presión.

3 comentarios:

»»®ĶΔβẳŋ™«« dijo...

¡Me mentiste!
Quería tocar un timbre y localizé el botón... y solo se prendía y apagaba la luz... u_u

DvD dijo...

Haré de cuenta que no leí el comentario de Kaban... no, no puedo ¿Cuál botón?



Saludos

El Ser Supremo dijo...

Jajajaja que chistoso post