miércoles, 15 de septiembre de 2010

La esclavitud no se abolió, se cambió a 8 hrs diarias.

Les Luthiers


Yo no suelo hacer esto. Sé que mi naturaleza es quejarme pero no tengo ganas.

Simplemente les voy a decir que mi patriotismo es muy grande. No lo llevo por fuera, no visto playeras de la selección, no idolatro el futbol, no creo que México sea el mejor país, entre muchas otras cosas malinchistas.

Sin embargo, amo su idioma. Amo nuestros regionalismos provenientes de nuestras lenguas prehispánicas. Amo nuestro himno nacional, llamándome a seguir luchando. Amo su bandera, que tiene un escudo que no es tan aburrido como una estrellita (y mucho más divertido que cincuenta y tantas estrellitas) mucho menos un solecito ni nada de eso. Amo nuestro águila sobre nopal devorando una serpiente, como cuentan el mito. Y sobre todo, amo nuestro México con todos sus millones de defectos, su irónico sentido del humor, donde vivo todos los días, donde nací y adopté su cultura. México.


Sé que no quiero darles un largo texto sobre el bicentenario, solo quiero decirles que no es el momento perfecto para celebrar, sino, para tratar de alcanzar el sueño que nuestros antepasados buscaban. No esperen tratarlo con marchas, playeras blancas, carteles y silencio.
Quizá, necesitemos iniciar una verdadera revolución.
El respeto, la tolerancia, la convivencia con todas las personas sean como sean, eso queríamos. Aún seguimos viendo a los indígenas como "indios" (término mal utilizado, pues con ella, los primeros europeos llamaron a los pobladores americanos pensando que estaban en las Indias, a donde querían llegar). Seguimos segregando a los que vemos diferentes.
Además, la riqueza sigue quedándose en unos solos (llámese, funcionarios de gobierno), mientras los demás, para subsistir, siguen encadenados, trabajando como esclavos, varios turnos, convirtiendo a los días en 26 horas para mantener una familia.

Seguimos siendo los mismos que hace 200 años. Pero con televisión.

Es época de intentar avanzar y no de derrochar el dinero en festejos (que unos ni van a derrochar porque no hay qué derrochar).



Intenté poner un video. Sino sale está acá: http://www.youtube.com/watch#!v=nA7H3KhnIug&feature=related

Nuestro país quiere guerra sin tregua, y aparentemente así nos quedaremos por mucho mucho tiempo.


Feliz día, váyanse a poner pedos.

PD. Tengo miedo de ir al grito en Ayuntamiento.
PD2. Ya encontré mi iPod.
PD3. Estoy loca. Decidido.
PD4. Pero imitaré a Freud.
PD5. Ay la bimbo.

5 comentarios:

»»®ĶΔβẳŋ™«« dijo...

No conocía esa de Cafe Tacvba.

Y no podría estás más de acuerdo contigo.

Disfruta de los cuetitos.

»»®ĶΔβẳŋ™«« dijo...

Pd: Mi profe de inglés, jura y perjura que estoy bien loco... eso o que estoy drogado y dado que no he ingerido ningún tipo de droga en mi vida... Ya SomoS dos =).

DvD dijo...

Eso es todo, concuerdo en algúnos aspectos (sobre nuestro idioma, himno nacional y bandera... sin contar la biodiversidad ;) )
¿Me estás dando permiso de ponerme pedo? ¡Yupiii!!




Saludos

Xenomorph dijo...

Agree.

Explotemos cosas.

Bueno no... o tal vez sí, you know... en pro del cambio.

...Dark Angel... dijo...

Asi es señorita. Como una vez escuche, el pedo no es mexico, sino los mexicanos. Aunque aun tengo la firme esperanza de que algun dia nos caiga el putazo a tooodos y nos pongamos la camiseta y le demos en su madre a los pinches gringos y nos erijamos como los nuevos amos y señores del universo. Porque tenemos para eso y mas.



...Dark Angel...

p.d. les luthiers... la onda...