martes, 14 de septiembre de 2010

And it founds itself.

Me puse escribir porque así lo ameritaba la ocasión. Lo ameritaba todo. Tu espalda y tu cuello, y todo lo que puedo ver detrás de ti. El polvo y tu partida.

No hablaba de momentos ni nada. Tampoco hablaba de las cosas que siempre hablo.

No, simplemente hablaba. Bueno, escribía.

Me lo repites y yo reitero.

Así mero.

Que a veces así siento como la distinción se hace presente con el soplido del viento. Silba.

Yo no digo nada, solo a veces me quejo. No, no así, pero me quejo.

No estoy segura de qué, ni de nada, pero lo hago.

De lo que si estoy segura es de que mi hermana si existe. Muy segura.

De lo demás, a veces preferiría que no existiese. Yo lo he borrado, ¿lo has hecho tú?

No te has mentido. No he mentido casi a nadie. Nadie a nada de nadie.


¿No me has entendido de nuevo?

No lo has hecho y puedes irte ahora.

He visto el polvo en el viento y está en el camino elegido.

He visto lo que no me has dicho y he visto el sol.



Sigo viendote.

4 comentarios:

Jon Esponja dijo...

=O...simplemente genial!...

DvD dijo...

No se qué es Yarmulke, pero de seguro mola como el post.


Saludos

allizzia dijo...

¿De verdad? Pensé que el post estaba nada más que para el demonio.


Yarmulke es el gorrito divertido que usan los judíos. I find it kinda funny. Y siempre he querido uno. Desde que lo vi en la cabeza del papa Juan Pablo II cuando bajó del ¿helicoptero? cuando vino a México.

Por alguna extraña razón, me parecen geniales. Para mi, molan.

»»®ĶΔβẳŋ™«« dijo...

¿Y esto lo escribiste en la escuela?

Es excelente. Ójala y siempre escribas en el salón de cómputo.