lunes, 1 de marzo de 2010

And the dream that you dreamed of once in a lullabie.

[Post que debió publicarse el sábado 27]
Hoy tenía que despertar temprano para cumplir algunas promesas.

Pero no pude. Y les contaré por qué.

Hoy tuve el sueño más bizarro que he tenido en mucho tiempo.

Verán. Todo comienza cuando decido irme a dormir... Ah, el sueño, sí. Bueno, eso comienza, (según recuerdo) en una plaza.
Estoy con algunos amigos (yo supongo, por que les hablaba muy bien y toda confienza y buena onda) que por cierto jamás he conocido.

Voy caminando, y booom! que me dicen, "te voy a comprar algo ahí, por que es tu cumpleaños". Lo más posible es que anoche fue 30 de febrero.
Entonces entro pues requetebienfeliz, por que es una tienda de CD's.
Y me pongo a ver todos los discos, y todo chido buena onda. Y decido que quiero un disco que cuesta $30 pesos... o uno de $90. No sé por que los discos eran tan baratos, pero hey, es mi sueño.
Así que el tipo que era más culero y burlesco y que venía molestandome desde el principio, me dice que escoja el más caro, por que finalmente no lo voy a comprar yo. Yo pongo cara de eresunpendejo, y sigo viendo los CD's.
De un momento a otro, el tipo que me prometió comprarme un CD se largó, pero ahora tengo una de esas tarjetitas de regalo. Y luego me doy cuenta (por iluminación divina) que con esa tarjeta, el regalo ya está elegido. Ya me han elegido un CD. Eso me emociona mucho por que... por que soy malísima tomando decisiones, y más con esas tarjetas.
Así que (de nuevo, por iluminación divina) llego a donde debería estar mi regalo. Era un disco buena onda, que era de ska, y que tenía una tipa en la portada. Se supone que recordaba el nombre, pero mi memoria es corta y defectuosa. En fin...
Al final me quedaba viendo yo los otros discos que quería comprar con cara de yoqueríaesosdiscosperoalmenosahoranotendréquelegir. Entonces llega el tipo molesto y me dice que me lo lleve. Él toma un disco, y se lo lleva feliz y contento de la vida... sin pagar. Así que coloqué el disco que quería, lo pongo en mi bolsa de la chamarra, y me dirijo a pagar. Por alguna extraña razón, no lo pago, y me largo hacia la puerta. Y al final, me doy cuenta de que aún traigo el disco en la bolsa... desgraciadamente, la quecuidalaspuertasycuyonombreacabodeolvidar sigue mi vista, y yo tengo el relejo de echarme a correr.
Así que realicé un hurto, así nomás, de improviso, en mi sueño.

Y luego volteo,  ahora son dos policías que me persiguen. A mi siguiente vuelta, son tres. A la siguiente, cinco o seis. En un momento, son un chingo.
Y entonces, me intento perder en la calle, entre la gente, y llego a un edificio de esos viejitos extraños y me meto en chinguiza. Y empiezo a subir las escaleras, veo salones llenos de morritos, y curiosamente, yo conozco ese lugar. Es un colegio al que yo alguna vez asistí, en mi sueño, por que tenía una estructura digna de Escher. Y llego al último piso, donde hay camas (no pregunten por qué hay camas, supongo que siempre he querido ver camas en las escuelas) y me escondo bajo el colchón de una de las camas. Bajo las camas, hay algo así digno de un caño. Era asqueroso humedo, frio, resbaloso y sucio. Pero me quedé ahí por que detrás está la chota. Y entran, las maestras, que más que extraño, son monjitas, gritan, se indignan y se santiguan. No ven nada. Ordenan hacer buscar en el edificio. No encuentran nada. Mi escondite es la verga.
Luego... las monjitas me encuentran. Y entonces si viene lo bizarro, por que unas son mis amigochas. Y me esconden de la policía. Y me dan comida, pero me mantienen escondida (supongo que ese hueco era su infierno particular).

Hasta que un día me harto, y salgo. Así, nomás. Mi búsqueda para este tiempo ya era nacional, y todo un acontecimiento. Soy tan mala, I know.

Para esto yo ya soy irreconocible. No tengo color, mi pelo ha perdido su consistencia, mis ojos tienen otro tiempo, y mis labios se secaron. Así que al principio nadie me reconoce... hasta que llega un pendejo, que sí. Con la pregunta de "¿Dónde estabas?". Y pues me arrestan y me llevan.

Y cuando llego, entro por una puerta, que maravillosamente llega a la tienda de discos, y termino comprando mi disco.

¿No es eso lindo?

¿No?

Bueno... ¿y si les cuento otro sueño? Hoy (primero de marzo) soñé sobre zombies...

Debo comenzar a revisar lo que ceno.

Atte. Allizzia

PD. Feliz 28.

2 comentarios:

»»®€ђųץ™«« dijo...

Jajajaja lo cagado es que no te arrestan, no... en esa tienda no se andan con mamadas y tienes que pagarlo ahuevo jajajajajaja

Te imaginé corriendo de Mitsup y por toda la plaza... por un rato

...Dark Angel... dijo...

jajajaj, yeah eres toda una lacra de la sociedad!!...bueno y por lo menos era un disco interesante?

cuidaos...





...Dark Angel...