lunes, 28 de marzo de 2011

Sobre ti, sobre mi...

Hay estrellas que se funden, si eres tú...


Era como nadar en un estanque. El agua era cristalina. Como la del grifo.
Pero sin mojarse. Había calidez.


Me creí nada en el cielo.
Una gran tela de terciopelo negro con lentejuelas: las estrellas.
Citlalinicue.
Pues hemos danzado en ese lugar. Lo hemos envenenado de nuestras palabras.
Palabras dulces que no sonaron en el viento.
Susurros de caricias que nos encargamos de crear.
Una gran tela de terciopelo negro con lentejuelas: las estrellas.
Lo empapamos de nuestra suavidad.
Citlalinicue.
Había tantas estrellas. Y la gran tela de terciopelo negro.


Hemos nadado en el cielo.


Hablemos de luces. Hablemos de nada. Hablemos de cosas de verdad. De lo mortal...

1 comentario:

»»®ĶΔβẳŋ™«« dijo...

Magistral...

Te quiro.

Estoy apurado jajaja.